Hong Kong lidera la esperanza de vida en el mundo

Por qué Hong Kong lidera la esperanza de vida en el mundo. Noticia de Expansión.  La ciudad china es un oasis urbano que cuenta con numerosas áreas verdad, así como hospitales de calidad al acceso de todos. Rascacielos por doquier, calles populosas, ubicuas luces centelleantes y un metro que normalmente te lleva a donde quieres ir en menos de 30 minutos. Así es la vida de más de 7 millones de personas que habitan en poco más de mil ochenta kilómetros cuadrados de territorio.

Es el oasis urbano de Hong Kong, leyeron bien, oasis.

Dispersos a través de los más de 300 rascacielos que se elevan sobre Hong Kong, hay parques bien cuidados, hospitales de calidad accesibles para todos y restaurantes llenos de cocina local que es mucho más saludable de lo que sugiere su reputación. A solo unas millas de distancia, hay montañas para practicar senderismo y playas para nadar o surfear.

Los domingos por la tarde, las familias llenan las calles y se reúnen para su dim sum semanal, ese plato cantonés tan omnipresente en Hong Kong. El resultado es una población sana y longeva con la esperanza de vida más alta del mundo.

Los hombres de Hong Kong, que rebasan ligeramente en longevidad a los residentes de Japón y otras “zonas azules” como Italia, viven en promedio hasta los 81.3 años y las mujeres incluso más, 87.3 años, según datos de 2016. “En las últimas décadas, Hong Kong se ha posicionado de una forma tremenda”, señaló el Dr. Timothy Kwok, profesor de medicina geriátrica en la Universidad China de Hong Kong.

El Dr. Gabriel Leung, decano de la facultad de medicina de la Universidad de Hong Kong, explicó “rebasamos a Japón hace unos cinco años, no es una posición que hayamos ocupado por décadas”.

Como Hong Kong no es un país, no está incluido en el índice global de envejecimiento Global AgeWatch Index, una medida del bienestar social y económico en 96 países, elaborado por HelpAge International. Pero el equipo de investigación de Kwok utilizó los mismos criterios de dicho índice, combinados con otros factores, para revelar qué es lo que está ayudando a que la población viva más tiempo.

Y todo comienza con su entorno.

FÁCIL ACCESO A TODO
De acuerdo con la investigación de Kwok, “Hong Kong ocupa el primer lugar en entornos propicios”, dijo. “Eso puede explicar nuestra longevidad”.

Las calles son seguras, y hay un fácil acceso al transporte público, alimentos saludables y zonas recreativas públicas, lo que “propicia” que las personas vivan un estilo de vida más saludable.

La tentación de subirse a un automóvil y conducir se minimiza gracias a pasarelas peatonales y ascensores que brindan un acceso más fácil a las rutas de peatones, taxis asequibles y transporte público: un viaje en el metro (limpio y con aire acondicionado) tiene un costo base de 60 centavos de dólar.

“Puedes caminar fácilmente a las tiendas o centros comerciales más cercanos… a lo que necesites”, dijo Kwok. “Las personas mayores sobre todo no van al supermercado; van a mercados abiertos”.

ZONAS VERDES
“Somos más verdes que la mayoría de las ciudades”, dijo Kwok, y agregó que en muchos espacios verdes es común ver grupos de la tercera edad haciendo calistenia con tai chi o qi gong en las primeras horas de la mañana, y luego pasan tiempo juntos para compartir comidas y conversar.

“Los ejercicios matutinos de tai chi son muy populares y juegan un papel”, dijo Leung, pero su equipo está estudiando exactamente cuán importante es el papel de estos factores en la esperanza de vida.

“Necesitamos diseñar espacios urbanos para facilitar ese tipo de actividad”, comentó por su parte el Dr. John Beard, director del departamento de envejecimiento y vida en la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Casi todos los distritos de Hong Kong son miembros de la red mundial de la OMS de ciudades amigables con las personas mayores, lo que fomenta la creación de espacios urbanos adaptados a la tercera edad, dijo Beard. Esto incluye imágenes positivas de los adultos mayores, ocio activo y programas para el bienestar espiritual.

El gobierno también lanzó una iniciativa en la que se invitó a las personas mayores a recorrer e identificar problemas con los senderos peatonales y otras barreras a la movilidad, los funcionarios tomaron nota de los problemas y los abordaron en sus planes, explicó.

BUENOS HOSPITALES, PARA TODOS
“Cualquiera puede ir al hospital”, explicó Kwok, y agregó que Hong Kong tiene atención médica universal para el tratamiento hospitalario, pero no universal para la atención primaria.

“Lo negativo es que la gente va (a urgencias) con demasiada frecuencia”, dijo. Sin embargo, las personas mayores generalmente no pagan por la atención primaria y son tratadas con prioridad.

“Cuando estás enfermo, realmente enfermo y necesitas ser hospitalizado, es gratis en el lugar de atención”, dijo Leung. “A nadie se le negaría atención médica adecuada debido a la falta de medios”.

Beard estuvo de acuerdo en que la atención médica accesible contribuye a la longevidad, ya que menos personas pueden morir a causa de condiciones que de otro modo les habrían costado la vida.

“Es importante que el acceso sea para todos, no solo para los ricos”, apuntó Beard. “Así es como aumenta la expectativa de vida promedio, ya que no habrá esas personas en el extremo inferior que influyen negativamente en el promedio total”.

Leung enfatizó que una buena atención sanitaria en los primeros años de vida, no solo en los últimos, es igual de importante a la hora de determinar la esperanza de vida.

Esto significa atención materna, neonatal e infantil para prevenir las enfermedades infantiles, así como esfuerzos para prevenir a “los grandes asesinos” de la edad madura, como el cáncer, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares, dijo. “Estos dos factores determinan la esperanza de vida de una población al nacer”.

LA RESILIENCIA DEL MIGRANTE
Leung estima que el 70% de los residentes de Hong Kong mayores de 70 años nacieron en la China continental y vinieron en busca de mejores oportunidades.

“Muchos de ellos vinieron como inmigrantes económicos… y casi eran triatletas. Escalaban, corrían y nadaban”, comentó. Los inmigrantes también necesitan ser psicológicamente más fuertes que sus pares para tener la motivación de desarraigarse y abandonar su vida anterior.

“Físicamente, necesitas estar en forma para soportar el viaje”, dijo. “Estas son personas que están destinadas a un mayor riesgo de morir ahora, como ocurre con sus pares en su pueblo natal, pero no están muriendo”.

Esta ventaja de supervivencia, combinada con una mejor atención médica infantil, es lo que Leung cree que impulsó el “milagro de la esperanza de vida” en Hong Kong.

BUEN CLIMA
Kwok también cree que Hong Kong está bien posicionada geográficamente, con un clima subtropical que juega un papel. “No hace demasiado calor ni tampoco demasiado frío”, por lo que la vida más fácil y más cómoda, dijo.

En países como Reino Unido, hay más muertes durante los meses de invierno, por ejemplo, durante el invierno de 2016-17 hubo un estimado de 34,300 muertes adicionales. En Estados Unidos, hubo un estimado de 108,500 muertes adicionales en el invierno de 2008.

Sin embargo, otras partes del mundo reconocidas por sus poblaciones longevas sanas tienen climas más fríos o calurosos, refutó Leung, quien cree que este factor tiene un papel menor en la longevidad.

OPINIÓN: Cambio climático, ¿un vaso medio lleno o medio vacío?

“Japón tiene un clima muy diferente a Hong Kong, y Singapur tiene un clima muy diferente a Japón”, detalló Leung. “Somos subtropicales, Singapur es tropical y Japón es templado. Aunque el clima juega un papel, no puede ser determinante”.

DIETA MEDITERRÁNEA
Otro beneficio geográfico es “el acceso a buenos alimentos”, dijo Kwok.

La posición de Hong Kong como puerta marítima y terrestre a China y otras partes de Asia permite un mayor acceso al pescado fresco, frutas y verduras frescas, señaló. Si además se combina con una cocina que los incluye en la mayoría de los platos, la población en general come bien.

“Estudiamos la dieta china, y es bastante similar a la dieta mediterránea”, refirió, son comidas que a menudo consisten en pescado, frutas, verduras, arroz, aceites de frutos secos para cocinar y carne que se agrega al plato en lugar de comerse como porciones enteras. “Los mezclamos”, dijo Kwok.

Sin embargo, en opinión de Beard, cuando se resaltan factores como la dieta, ya sea en Hong Kong, el Mediterráneo o Japón, es importante destacar que las personas siempre han comido de esa manera. “Entonces, ¿por qué son más longevas ahora?” preguntó. “Probablemente también hubo una reducción de factores estresantes”.

EL VALOR DE LA FAMILIA
Las estrechas redes familiares de las culturas asiáticas son bien conocidas, y brindan apoyo tanto financiero como social a medida que la gente envejece.

“Las personas mayores solían tener muchos hijos”, dijo Kwok. Pero con la disminución del tamaño de las familias y el hecho de que China impuso por décadas una política de un solo hijo, es probable que eso cambie para la próxima generación de personas mayores. “Los baby boomers tuvieron menos hijos”

Beard agrega, sin embargo, que la filosofía asiática de la piedad filial (una virtud del respeto por los padres, los ancianos y los antepasados) es fundamental para la felicidad que se observa en la vejez, tanto física como psicológica.

“Las personas mayores son genuinamente respetadas, y los miembros más jóvenes de la familia se esfuerzan en garantizar el bienestar de los miembros mayores de la familia”, indicó Beard.

“Es la cultura confuciana”, dijo Leung. “Pero no hay que sobredimensionarlo”. El decano destaca que Tokio, Hong Kong y Singapur son algunos de los lugares más densamente poblados de la Tierra, donde “es difícil acomodar a una familia de dos o tres generaciones en el mismo hogar”.

Sin embargo, Beard cree que las personas se están adaptando. “Los mecanismos ahora están cambiando, pero hay formas innovadoras que las personas están explorando, como comunicarse a través de video y enviar transferencias de efectivo, que permiten que esta piedad filial continúe”, dijo.

AÚN HAY ESPACIO PARA MEJORAR
Los expertos coinciden en que clasificar alto en la esperanza de vida no significa que no haya margen de mejora.

El índice global de envejecimiento también exploró elementos relativos a la atención social, como la salud mental y la seguridad de los ingresos, que de acuerdo con Kwok no es el punto fuerte de Hong Kong en lo que respecta a los adultos mayores.

“La participación en la sociedad civil no es tan fuerte como en los países occidentales”, dijo, citando el empleo y el voluntariado entre las personas mayores y destacando que la salud mental no se prioriza como parte de la atención sanitaria, pues las personas deben esperar a que se les canalice a un especialista.

Las tasas de suicidio en Hong Kong son más altas entre las personas mayores de 65 años. De 937 suicidios registrados en 2014, 241 fueron de personas que superaban los 65, según el Centro de Investigación y Prevención del Suicidio HKJC de la Universidad de Hong Kong.

También se estima que una de cada tres personas mayores tiene síntomas depresivos.

“Queremos que la gente viva feliz por más tiempo, no solo que viva”, afirmó.

Kwok destacó que Hong Kong no tiene un sistema de pensiones del gobierno, las personas dependen de sus hijos. “En el tema de la seguridad de los ingresos vamos mal”, reconoció.

Leung estuvo de acuerdo: “Hay mucho trabajo que debemos hacer para asegurarnos de que estas personas vivan sanas y felices”.

¿UN LIDERAZGO TEMPORAL?
La mayoría de los cambios entre quienes encabezan la lista de longevidad son menores, dijo Beard. Japón y Hong Kong “son… líderes mundiales, junto con Alemania, Italia y Australia”.

Leung concuerda. “No es un hecho que la esperanza de vida solo aumente”, dijo, poniendo como ejemplo a Estados Unidos, donde la esperanza de vida ha disminuido en los últimos años.

Las modificaciones en las dietas y la contaminación probablemente afecten los patrones observados en los últimos años, dijo Beard. “Las dietas no son tan saludables como antes… y tenemos que hacer lo posible para ayudar a que las personas vivan vidas más largas y saludables. Nunca es demasiado tarde”

El estudio de Leung tiene como objetivo determinar los principales factores que impulsan la alta esperanza de vida en Hong Kong y cuán fundamental es el papel que desempeñan. Los investigadores están probando su hipótesis base de que ello se debe a la atención médica universal, la atención infantil mejorada, la migración económica y la reducción de las tasas de tabaquismo entre las mujeres en comparación con otras partes del mundo, lo que resulta en menos enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Si se descubre que estos son factores subyacentes, él espera usar esa información para formular políticas encaminadas a mantener una población sana y longeva y, con ello, mantener a Hong Kong a la cabeza en la esperanza de vida.